Consejos de consumo sostenible en la adquisición y uso de ropa

La industria de la ropa es la segunda más contaminante en el mundo, después del petróleo. Con nuestra decisión de compra o adquisición podemos ayudar mucho a nuestro planeta.

Ser un/a consumidor/a sostenible es una decisión personal. Tiene que ver con cambios de hábitos y una visión más sensible ante los temas ambientales y sociales. Es tanto un desafío individual como colectivo.  Sea parte de este esfuerzo.

Antes de la compra:

  • Reutilice la ropa de años pasados si todavía le queda bien.
  • Si la ropa ya no le queda bien, no la deseche, arréglela o désela a otra persona que la pueda aprovechar.
  • Si va a comprar ropa nueva, investigue primero en internet o en el medio que tenga a su alcance acerca de cuáles comercios brindan prendas de vestir más sostenibles en su entorno (es decir, que cumplen más con lo que establece la presente guía). Una vez que esté en el comercio previamente seleccionado, verifique si lo que el comercio dice que ofrece es en realidad cierto.
  • Si su ropa están en buen estado, pero tiene algún problema menor (les falta un botón, se descoció en alguna parte, etc.), repárela y siga utilizándola. Si no le es posible repararla usted mismo, busque una persona de su comunidad que se encargue de la reparación de la ropa usada, así estará promoviendo la economía local.
  • Si tiene ropa en buen estado, pero está desteñida, no la deseche, sino que envíela a una tintorería (lugar especializado en el teñido de ropa) y tíñala de nuevo con el color de su preferencia; si le es posible, pida que usen colorantes naturales, que no contengan metales pesados (plomo, mercurio, etc.), ya que son dañinos para la salud y el ambiente. Si quiere aprender algo nuevo, tíña la ropa usted mismo en su hogar (en internet se pueden encontrar indicaciones de como teñir la ropa).
  • Si puede, adquiera ropa usada en buen estado (de parientes, vecinos, en comercios para tal fin, en lugares de trueque, etc.); prefiera esta opción a la compra de ropa nueva, ya que así le ahorra recursos al planeta. Reutilizar  ropa es una de las prácticas que más puede beneficiar al ambiente y a su bolsillo.  
  • Si le es posible, asista a lugares de trueque en donde puedan dejar la ropa usada que ya no quiere usar y traer otra ropa adquirida mediante trueque o compra.  Otra opción interesante son las ventas de garaje. Con la aplicación de esta práctica, se evita la compra de nueva ropa y le ahorra recursos al planeta.
  • Si no le queda otra opción que ir de compras, prográmese para comprar o adquirir solo lo que necesita. Antes de ir de compras de ropa nueva o usada, haga una lista de lo que necesita comprar o adquirir y apéguese a la lista.
  • Si tiene una persona amiga o pariente de mucha confianza y que tiene la misma talla suya, atrévase a compartir la ropa en buen estado que ambos no utilizan a menudo. Utilice la ropa compartida como opción para no comprar más ropa. Además de divertirse, el ambiente se lo agradecerá.

Durante la compra:

  • Si va a comprar o adquirir ropa, adquiera solo la cantidad de prendas que realmente ocupe, no compre por impulso o un exceso de prendas de vestir.
  • En el marco de sus posibilidades adquiera ropa de buena calidad (en lo que respecta a la tela y en la confección).  Este tipo de prendas le van a durar más tiempo, con lo que disminuye la generación de residuos y la contaminación relacionada con la confección de las telas y la disposición final de las prendas de vestir en mal estado. Prefiera la compra de un menor número de prendas, pero que sean de mejor calidad.
  • Evite la compra o adquisición de ropa de fibras artificiales sintéticas o plásticas derivadas del petróleo (nylon, rayón, poliéster, elastano, etc.).  Con cada lavada, estas prendas producen infinidad de microfibras (hasta 700,000 microfibras en cada lavada), que contaminan el mar y otros ecosistemas acuáticos.  Para más información sobre este tema vea la ficha: Consumo sostenible para evitar los microplásticos, la cual se puede consultar en: http://www.digeca.go.cr/areas/consejos-para-consumo-sostenible.
  • Si va a comprar ropa de fibras naturales, procure que las fibras sean producidas de forma más amigable con el ambiente.  Dentro de las fibras naturales se pueden mencionar: algodón orgánico, lino, ramio, abacá, bambú cáñamo y otras. Algunas prendas de algodón producido con fibras provenientes de un cultivo convencional pueden contener una cantidad no deseada de plaguicidas. (generalmente las prendas de algodón orgánico lo indican en la etiqueta).
  • A su vez, rechace también las prendas de vestir que son elaboradas con mezclas de fibras naturales y fibras plásticas (nylon, rayón, poliéster, elastano, etc.), ya que en estos casos no se evita el problema de la producción de microfibras al ambiente y además son fibras más difíciles de reciclar. Un ejemplo ilustrativo son las prendas que tienen 65 % de poliéster y 35 % de algodón (generalmente las etiquetas indican la mezcla de telas y los porcentajes con que la prenda fue elaborada).
  • Si tiene  conocimientos de costura y tiempo disponible, prefiera la confección de algunas de sus prendas de ropa antes que la compra de prendas nuevas. Si va a hacer algunas de sus prendas de ropa, asegúrese de conseguir telas que cumplan con lo establecido en la presente ficha. Puede intentar la elaboración de prendas de fácil confeccción, como las colas elásticas o de tela para prensar el cabello.
  • Prefiera la compra o adquisición de ropa de segunda mano en buen estado, antes que adquirir ropa nueva, así le ahorra recursos al planeta como: agua, energía, materia prima y residuos. También usted ahorrará dinero.
  • La ropa que vaya a comprar debería ser preferiblemente elaborada en el país, ya que así promueve el empleo y la economía local, el respeto a los derechos laborales, a la vez que se reduce la huella de carbono por transporte de las prendas (la totalidad de gases de efecto invernadero emitidos a la atmósfera), ya que son transportadas desde menores distancias, a diferencia de productos importados desde muy largo. Adicionalmente, la ropa hecha en Costa Rica, es confeccionada con energía más limpia (generada con base en recursos renovables) en comparación con la energía de otros países, lo que también ayuda mucho a reducir la huella ambiental de las prendas que va a usar.
  • Evite la compra o adquisición de ropa elaborada en países en donde se dé la explotación infantil o de los trabajadores en las industrias manufactureras. Si desea adquirir una prenda de ropa proveniente de esos países, asegúrese de que tiene un certificado de eliminación del trabajo infantil y de respeto por los derechos laborales de los trabajadores, para que así se garantice la no explotación laboral.
  • Si va a adquirir prendas de vestir hechas con cuero, procure que sea cuero vegetal hecho con fibras naturales, como por ejemplo el cuero hecho con residuos del cultivo de la piña. Si va a usar cuero de origen animal, procure adquirir un cuero que haya sido curtido mediante productos vegetales; evite el cuero animal curtido con cromo, ya que este metal pesado es muy tóxico para su salud y afecta el ambiente. Algunas prendas tienen la indicación de: “libre de metales pesados”
  • Otra opción sostenible es la adquisición de prendas de vestir hechas con otras prendas de vestir o con telas recicladas. Esta práctica es llamada upcycling y es muy recomendable para el ambiente. Averigüe en internet las opciones que tiene a su disposición, pues en nuestro país ya hay sitios especializados en upcycling y moda sostenible.
  • Actualmente se consiguen en el mercado prendas de ropa elaboradas con telas provenientes de fibras naturales de desechos agrícolas o forestales (residuos de: frutas, naranja, fibras forestales, etc.), lo cual es doblemente beneficioso para el ambiente. De hecho, algunos fabricantes de prendas de vestir ya están produciendo ropa con este tipo de telas y lo están publicitando
  • Escoja ropa de fibras que no se arruguen mucho, así no tendrá que aplanchar la ropa y esto le causará un importante ahorro de tiempo y dinero.
  • Rechace o reduzca el número de prendas elaboradas con fibras provenientes de plásticos reciclados, ya que aunque éste es un punto positivo en su confección, no se evita el problema de la liberación de microfibras de plástico al ambiente durante su uso (las lavadas), el cual es un problema muy serio. Para más información sobre este tema vea la ficha: Consumo sostenible para evitar los microplásticos, la cual se puede consultar en: http://www.digeca.go.cr/areas/consejos-para-consumo-sostenible.
  • Rechace las prendas que tienen productos químicos que puedan ser peligrosos, en especial aquellas telas que tienen tintes basados en metales pesados, ya que estos no son buenos para su salud ni para el ambiente. Prefiera las prendas de vestir teñidas con tintes naturales.
  • Si puede adquirir prendas de ropa elaboradas por personas privadas de libertad en prisión, estará ayudando a la generación de empleo para estos individuos. Generalmente las prendas elaboradas de esta forma tienen etiquetas que las identifican.
  • De la misma forma, prefiera las prendas confeccionadas por artesanos locales, en especial si son telas confeccionadas con materia prima local y con diseños tradicionales o nuevos diseños locales.  De esta forma colabora en la generación de empleo local y la promoción de nuevos talentos del diseño nacional. Si adquiere prendas de ropa que potencien el diseño local y/o  tradicional, estará colaborando en la preservación de la cultura nacional y el empleo local.
  • Recorra varios locales comerciales antes de comprar la ropa que necesita, para que se asegure de conseguir el mejor precio y las mejores condiciones, incluida la calidad de la prenda, así como las características ambientales y sociales.
  • Adquiera ropa preferiblemente elaborada en el país por empresas que son reconocidas por el respeto ambiental y laboral, es decir, aquellas en las que se respetan los derechos de los trabajadores y no está involucrada explotación de los trabajadores ni la mano de obra infantil.  Asimismo, prefiera a aquellas empresas que tienen esquemas de inclusividad (contratan a personas mayores, individuos con discapacidad, promueven la equidad de género, etc.).
  • En climas cálidos, prefiera la adquisición de ropa fresca, con esto evita el uso del aire acondicionado o ventiladores en su rutina diaria, lo que ayuda al ambiente.
  • Lleve sus propias bolsas al hacer sus compras o trueques, para que no le den bolsas plásticas o de otro tipo para envolver la ropa que adquirió.
  • Si puede y está a su alcance, compre ropa que haya sido hecha bajo un esquema de comercio justo, en donde se asegura que se le paga un precio justo al productor de la tela y al fabricante de la prenda de vestir. Hay sellos internacionales que identifican este tipo de artículos.
  • Evite comprar prendas elaboradas por empresas que no respetan los derechos humanos, laborales o la protección del ambiente. Averigüe en internet, de fuentes serias y confiables, cuáles son las empresas que respetan los derechos antes mencionados.
  • Escoja aquellas prendas que vienen con pocos envoltorios. Evite los envoltorios plásticos de un solo uso.  Para tener más información sobre los plásticos de un solo uso, consulte la ficha: Consejos de consumo sostenible para evitar los plásticos de un solo uso, la cual se puede consultar en: http://www.digeca.go.cr/areas/consejos-para-consumo-sostenible.  

Después de la compra (uso):

  • Cuando lave ropa, use la lavadora a capacidad completa, con esto disminuye el impacto ambiental que causa la lavada de ropa.
  • No utilice agua caliente para lavar de forma ordinaria sus prendas, prefiera el agua fría, así ahorra energía y ayuda al ambiente. Si tiene que usar agua caliente para lavar (manchas difíciles de remover, etc.), asegúrese de que no esté caliente en exceso (no más de 30 °C).
  • No lave en exceso sus prendas de ropa.  Utilice el sol de forma alternativa entre lavadas, para procurar que las prendas que usó y no sudó huelan a limpio.
  • Prefiera el secado de la ropa al aire libre en vez de secadoras, ya que así ahorra energía y ayuda al ambiente.
  • Cuelgue la ropa recién lavada en un “gancho” para ropa, con la finalidad de que luego no haya que gastar mucha energía planchándola.
  • Siga las instrucciones de lavado y planchado que traen la mayoría de las prendas de vestir, para que su ropa  dure más tiempo; así se reducen los residuos para el planeta y usted tendrá ahorros considerables.
  • En la lavada de las prendas de ropa, utilice siempre que pueda detergentes que sean biodegradables y que no contengan sustancias tóxicas. Puede identificar este tipo de detergentes por medio de etiquetas ambientales (etiquetas de producto que identifican a los productos con mejor desempeño ambiental y que son adecuadamente auditados). Para tener más información sobre las etiquetas ambientales, consulte la ficha sobre este tema, que puede consultar en: http://www.digeca.go.cr/areas/consejos-para-consumo-sostenible.
  • Para que el lavado de la ropa sea más amigable con el ambiente y no signifique utilizar agua potable para ese fin, procure construir un tanque cisterna en su casa para captar el agua de lluvia (en internet puede encontrar las instrucciones para hacerlo o puede contratar la instalación de uno ya hecho), el cual podrá brindarle agua limpia no potable para el lavado de sus prendas y otros usos no potables (regar el jardín en época seca, lavar el carro, bañar a las mascotas, etc.).
  • Si va a la playa, no deje mucho tiempo sus vestidos de baño y demás prendas mojados con agua salada, ya que ésta acelera el deterioro de la ropa y les genera mal olor.
  • Si después de mucho uso se daña la ropa a tal grado que no se pueden reparar, no bote esas prendas, busque otros usos como trapos para limpiar, etc.

 

Si desea consultar más consejos de consumo sostenible para otros artículos, acceda a la página: http://www.digeca.go.cr/areas/consejos-para-consumo-sostenible

Acuérdese de aplicar siempre en sus compras o adquisiciones el triángulo de la jerarquía de los residuos:

 

 

 

Derechos Reservados © Digeca 2019