Yo me apunto a ser sostenible

¿Cómo ser en el día a día una persona sostenible? Y es que en medio del trajín cotidiano, muchas veces actuamos de manera automática, poco consciente; y por ahí va nuestra principal recomendación para que puedan “apuntarse a ser sostenibles”: Debemos estar conscientes de nuestros actos y asumir que todo lo que hacemos tiene un impacto.

Por eso aquí compartimos consejos y recomendaciones para  guiarlos en este esfuerzo colectivo por tener una sociedad cada vez más sostenible.

  • Debo estar consciente de que mis decisiones de compra  tienen un impacto social, ambiental, moral y económico, por eso pienso con calma, sin llevarme por los impulsos lo que voy a adquirir.
  • Me informo de las mejores opciones para comprar con el fin de reducir los impactos ambientales y sociales de mi adquisición (se puede remitir a la plataforma).
  • Me pregunto de manera consciente: ¿realmente lo necesito?
  • Privilegio con mi compra a aquellas empresas responsables que cumplen con un buen desempeño social y ambiental
  • Apoyo iniciativas solidarias como las que promueve el Comercio Justo.
  • Pienso en los residuos que puedo generar con mi compra y busco reducirlos o evitarlos
  • En mi casa u oficina hago esfuerzos por disminuir la pérdida y el desperdicio de los alimentos. (mayor información Red Costarricense).
  • Siempre busco la opción de re-usar  o reparar. De esta manera también beneficio a otras personas que viven de estos trabajos. (se pueden poner imágenes de “se repara calzado” o “se reciben costuras” y los de reparaciones de compus y electrodomésticos)
  • Cuando adquiero un equipo eléctrico o electrónico asumo la responsabilidad de cuando este llegue al final de su vida útil y lo llevaré a un punto de recolección o centro de acopio para un manejo ambientalmente adecuado.
  • Pienso en la huella de carbono del producto. Entre más lejos mayor contaminación al aire y más contribuimos al calentamiento global.
  • Consumir sosteniblemente es un imperativo ético que nos obliga a no solo pensar en nuestros propios deseos y necesidades, sino en los requerimientos de la colectividad.

Consumir sosteniblemente es atender una necesidad importante de mí como persona, pero atendiendo de forma solidaria las necesidades de otros (poblaciones desplazadas, excluidas, vulnerables o en riesgo social) a la vez que cuidamos el ambiente.

Derechos Reservados © Digeca 2018