Un poco de historia

Desde hace más de dos décadas Costa Rica, signataria de la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, asumió  los principios y líneas de acción definidos en esta histórica cumbre, la cual sentó las bases para una nueva visión mundial del desarrollo sostenible.

De hecho, haciendo eco de esos compromisos internacionales se reformó en 1994 la Constitución Política, para poder insertar el derecho humano a un ambiente sano y ecológicamente equilibrado. En concordancia con este compromiso, los posteriores instrumentos jurídicos que se promulgaron, entre los que destaca la Ley Orgánica del Ambiente, debieron asumir el tema de la sostenibilidad.

De hecho la Ley Orgánica del Ambiente contempla entre sus fines velar porque el desarrollo del país se oriente hacia “Satisfacer las necesidades humanas básicas, sin limitar las opciones de las generaciones futuras”. Es así como el MINAE debe asumir la responsabilidad y compromiso en este tema, como ente rector en ambiente.

En materia de sostenibilidad, el Principio 8 de la Declaración de Río Sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, fue fundamental. Este señala que "Para lograr un desarrollo sostenible y una mayor calidad de vida para sus pueblos, los estados deberán reducir y eliminar los patrones insostenibles de producción y consumo y promover políticas demográficas apropiadas".

Posteriormente, en  Río+20 la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible celebrada en el 2012, una vez más se ratifica  la necesidad dela modificación de las modalidades insostenibles y la promoción de modalidades sostenibles de producción y consumo, y la protección y ordenación de la base de recursos naturales del desarrollo económico y social...”

Más recientemente tenemos el compromiso como país de asumir los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que fueron aprobados en setiembre del 2015 por la  Asamblea General de las Naciones Unidas. Entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, los cuales están programados para ser alcanzados por todo el mundo en el 2030, el objetivo 12 hace referencia al  tema de consumo responsable y producción, el cual propugna porque los países puedan  alcanzar un crecimiento  económico mediante un cambio en los métodos de producción y consumo de bienes y recursos.

Este marco internacional ha dado pie a nivel nacional para desarrollar iniciativas enmarcadas en estos principios. Por ejemplo desde el año 2007 la Dirección de Gestión de la Calidad Ambiental (DIGECA) promovió los Acuerdos Voluntarios de Producción más Limpia, considerados uno de los principales instrumentos de gestión ambiental para promover los principios de la sostenibilidad en los sectores productivos, reducir impactos ambientales y mejorar la eco- competitividad de las empresas.

Por otra parte, desde hace varos años DIGECA, funge como punto focal nacional del Marco Decenal de Consumo y Producción  Sostenibles (10YFP por sus siglas en inglés), que es una iniciativa global para promover la cooperación internacional a fin de acelerar la transición hacia la producción y el consumo sostenibles  tanto en países desarrollados como en desarrollo. Con esta participación se mantiene vínculo con otros esfuerzos que se están llevando a cabo sobre el tema en otras latitudes.

Derechos Reservados © Digeca 2018