Mercurio, guía para el hogar

El mercurio es un metal de color gris y es líquido a temperatura ambiente.  Puede encontrarse en forma elemental (mercurio metálico), inorgánica u orgánica en el aire, el agua y el suelo. La alta toxicidad del mercurio se debe a su persistencia (sustancias que se degradan muy poco en el ambiente), bioacumulacion (proceso de acumulación de sustancias tóxicas en el cuerpo de los organismos vivos), biomagnificación (es la propagación sucesiva de la concentración de tóxicos a lo largo de los diferentes organismos que componen la cadena alimenticia) en el ambiente y la capacidad para formar compuestos orgánicos.

¿Qué productos con mercurio añadido puede haber en nuestro hogar?

  • Baterías
  • Termómetros de mercurio 
  • Lámparas fluorescentes
  • Productos cosméticos

Baterías

Entre las baterías que pueden contener mercurio están la mayoría de pilas de botón, pilas alcalinas y de óxido de plata; se usan con frecuencia en relojes, juguetes y diversos aparatos de uso médico.

Muchas veces las baterías son enterradas o quemadas con los demás desechos: en el caso de la incineración, al quemarse se producen gases tóxicos que contaminan el aire. Al enterrarlas pueden contaminar el suelo, afectar bacterias, las plantas y agua subterránea. Si se desechan con la basura común acaban por oxidarse liberando el mercurio contenido y contaminando así suelos y aguas. También puede llegar a convertirse en metilmercurio, un compuesto altamente tóxico.

Las pilas que ya no sirven no se deben quemar, enterrar o desechar con la basura común. Las puede almacenar en un recipiente plástico y llevarlas a un centro autorizado que reciba y procese este material. También puede buscar puntos de recolección cerca de usted por ejemplo en lugares comerciales (supermercados, tiendas de electrodomésticos, centros comerciales, etc.), o las puede almacenar en su hogar de forma segura a la espera de alguna campaña de recolección nacional.

Recuerde, además, que no se deben utilizar juntas pilas nuevas y usadas porque se reduce la vida útil de ambas.

Consejos de consumo

  • Se sugiere como primera opción evitar el consumo de baterías o intentar al menos reducirlo.
  • Al momento de comprar opte por dispositivos que se carguen conectándose a la red eléctrica.
  • Prefiera calculadoras solares, juguetes sin pilas o relojes que funcionan con el movimiento de la muñeca.
  • Pero si es necesario el uso de baterías, opte por las recargables que pueden ser utilizadas cientos de veces. 
  • Si solo puede acceder a pilas no recargables, compre solo las que va a necesitar a corto plazo.
  • No compre paquetes con gran cantidad de pilas, ya que es posible que en corto tiempo vaya a utilizar solo unas pocas, y con el tiempo el resto podrían echarse a perder entonces terminaría desechando baterías que no pudo utilizar, generando mayor contaminación y gasto económico.

Lámparas fluorescentes

Dentro las lámparas fluorescentes se utiliza mercurio en estado de vapor o polvo. Si se llega a quebrar una bombilla el vapor o polvo se esparce por el aire ingresando al organismo por inhalación.

Cómo actuar si se quiebra una lámpara fluorescente en casa:

Asegúrese de mantener lejos de la habitación a niños, mujeres embarazadas y mascotas y no deje que nadie circule por el lugar en donde se rompió la lámpara en su camino hacia afuera ya que podría llevar partículas de polvo en sus zapatos y extender la contaminación a otras habitaciones, antes de salir limpie los zapatos con una servilleta húmeda. Abra las ventanas por al menos 15 minutos para ventilar la habitación y en caso de tener sistemas de ventilación o aire acondicionado deberán de permanecer apagados mientras el proceso de limpieza se lleva a cabo.

Nunca utilice aspiradora o un cepillo, esto generará mayor probabilidad de que el mercurio se extienda.

Limpieza de superficies duras. Con cuidado y utilizando alguna pala de mano levante los pedazos de vidrio roto y el polvo, puede usar cinta adhesiva para recoger cualquier fragmento más pequeño de cristal o polvo, posteriormente limpie el área con un papel de cocina húmedo y desechable.

Limpieza de alfombras. Con cuidado levante las piezas de vidrio roto y el polvo. Utilice cinta adhesiva, para recoger cualquier fragmento más pequeño de cristal o polvo. Si necesita aspirar después de que todo material visible haya sido recogido, hágalo sólo en la zona donde se rompió la lámpara luego remueva la bolsa de la aspiradora y coloque esta o los restos que haya en ella en una bolsa plástica.

Limpieza de ropa, ropa de cama y otros materiales suaves. Si la ropa o ropa de cama entra en contacto con el vidrio roto o con los polvos contenidos en la lámpara estas prendas deberán de ser desechadas en bolsas de plástico selladas. No lave dichas prendas porque fragmentos de mercurio pueden estar presentes en ellas y pueden contaminar la lavadora o el desagüe. Sin embargo, sí puede lavar la ropa que ha sido expuesta a los vapores de una lámpara rota, como la ropa que usa en el momento del accidente o limpieza, siempre y cuando ningún material haya tenido contacto directo con los fragmentos de la lámpara rota.

Los desechos de polvo, vidrio y todo material contaminado que haya usado para limpiar, los debe desechar en una bolsa o recipiente, sellado y etiquetado.

Los fluorescentes que ya cumplieron su vida útil, no los tire a la basura común. Existen empresas que reciben este desecho para procesarlo.

Consejos de consumo

Actualmente la mejor alternativa para lámparas incandescentes y fluorescentes es la iluminación LED. Las bombillas LED además de no contener mercurio, tienen un elevado rendimiento energético, larga duración y tecnología de punta, consumen un 80% menos de energía que las bombillas incandescentes y ofrecen un rendimiento semejante al de las bombillas fluorescentes compactas.

Si bien es cierto la compra de bombillos LED implica una mayor inversión económica en el momento de su adquisición, a mediano y largo plazo podrá percibir el ahorro en la factura eléctrica ya que, utilizan menos electricidad produciendo la misma cantidad de luz.

Otras ventajas de la iluminación LED son las siguientes:

  • Vida útil de aproximadamente 35.000 horas (varía según lámpara)
  • Reducción de consumo entre 50 y 80 %
  • No emiten radiación infrarroja ni ultravioleta
  • Menor gasto de mantenimiento (menos sustituciones de lámparas)
  • Reducción de emisión de calor
  • Adaptación a formatos existentes sin necesidad de sustituir la luminaria
  • Reducción de gases de efecto invernadero

Termómetros de mercurio

Cómo identificar si su termómetro para la fiebre contiene mercurio: 

Observe de qué color es el líquido que contiene el termómetro. Si no es plateado es seguro que no contiene mercurio; si el líquido es plateado, pero tiene la leyenda "libre de mercurio", entonces el líquido del termómetro no es mercurio. Si no ve las palabras "libre de mercurio", asuma que el líquido es mercurio.

Cómo limpiar un derrame de mercurio de un termómetro quebrado:

Es importante evitar inhalar los vapores de mercurio por ello se recomienda abrir las ventanas y ventilar la habitación donde se haya quebrado el termómetro. Aleje de la habitación a niños, mascotas o mujeres embarazadas.

Nunca utilice escoba o aspiradora para recoger mercurio, no utilice productos de limpieza y evite el contacto con otros metales.

Se debe utilizar guantes desechables y se puede recoger con toallas de papel, una jeringa o gotero y utilizar cinta adhesiva para asegurarse de recoger partículas pequeñas. Asegúrese de colocar los desechos de mercurio y el material contaminado en una bolsa con cierre hermético o en un recipiente plástico identificando su contenido, para almacenar de forma segura.

Consejos de consumo

Actualmente es posible conseguir en las farmacias varias alternativas a los termómetros de mercurio.

Los más comunes son los termómetros digitales, a continuación, se presentan otras alternativas e información que puede tomar en cuenta antes de comprar su termómetro.

  • Termómetro digital: estos cuentan con un sensor en la punta del aparato que es el que mide la temperatura corporal y luego la expresa en la pantalla. Se pueden utilizar tanto en la vía oral, axilar o zona rectal. Por lo general funcionan con baterías.
  • Existen en el mercado termómetros digitales que funcionan con batería solar, y pueden trabajar hasta 96 horas sin luz.
  • Termómetro infrarrojo: también es tipo digital, funciona sin contacto por medio de la radiación infrarroja de un cuerpo por lo que en sólo 1 o 2 segundos realiza una lectura precisa. Son sencillos, prácticos, higiénicos y fáciles de manejar. Por sus características es recomendable para usar en bebés, niños o adultos mayores.
  • Termómetros de tira plástica: son de uso externo, solamente se colocan en la frente y son de fácil lectura sin embargo no tienen la misma precisión de los digitales.
  • Termómetro timpánico: también es digital, pero funciona colocando la punta del aparato en el oído del paciente. Allí se emiten ondas infrarrojas por las que se puede medir fácilmente la temperatura del cuerpo. Hay que tener en cuenta que no se pueden utilizar en oídos con mucho cerumen o con infección de oídos.

Productos cosméticos

El mercurio se ha utilizado en productos cosméticos como aditivo por su acción antiséptica y su capacidad blanqueadora, por ello es probable que algunas cremas faciales contengan esta sustancia principalmente las anti-manchas, anti-arrugas y las blanqueadoras. Se ha demostrado que los derivados del mercurio, aunque sean trazas, podrían absorberse por la piel y acumularse en los riñones y el sistema nervioso produciendo toxicidad.

Consejos de consumo

  • Antes de comprar revise la lista de ingredientes de los productos
  • No adquiera el producto si ve el símbolo “Hg” (el símbolo químico del mercurio) o palabras como yoduro mercúrico, cloruro mercúrico, cloruro mercurioso, mercurio amoniacal, amidocloruro de mercurio, óxido mercúrico (o en inglés: Mercuric iodide, mercuric chloride, mercurous chloride, ammoniated mercury, amide chloride of mercury, mercury oxide).
  • No compre productos sin etiquetas
  • Prefiera productos de origen natural para el cuidado facial 
Derechos Reservados © Digeca 2019